26 jul. 2013

Una entrevista hace cinco años


En 2008, según creo, apareció esta entrevista en la revista EN SENTIDO FIGURADO . La rescato hoy del olvido (qué juegos del destino... me preguntaban por mi prologuista). Curioso también el paso del tiempo, me reconozco en lo esencial, tras estos cinco años: 



1.-En Sentido Figurado ha tenido el placer de publicar algunas de tus creaciones. ¿De dónde sale la voz tan personal que imprimes a tu poesía?
Supongo que la fuente es el deseo de “expresar Vida” con los códigos actuales, el descubrimiento de este placer íntimo, la magia de compartirlo... Estoy convencida de que la forma original llega, que somos diferentes para Decirnos... Me imagino que uno mis lecturas y conocimientos aprendidos al filtro personal de una persona atenta a tu tiempo.


2.-La comunicación en sí misma es uno de los personajes habituales de tus poemas. ¿Estamos en un mundo en creciente comunicación o por el contrario crees que las nuevas tecnologías están mermando esa capacidad inherente a la condición humana?
Por encima de todo creo en la comunicación y  percibo que nos adaptamos a las necesidades y a los medios. Se trata de una necesidad natural que se intensifica en algunas coyunturas históricas.En nuestra era global la comunicación cambia sus formatos, sus tipos y mecanismos pero se muestra como un eje vertebrador. Concibo la comunicación como un proceso muy amplio y con muchísimas posibilidades, se trata de querer descubrirlas.


3.-Para escribir poesía, ¿hay que tener cierta desazón de espíritu?
Tal vez. Imagino que surge un espíritu crítico con las realidades que nos ocupan. Desde lo más externo a lo más íntimo las emociones toman Forma. Algo sobresale y lo percibimos de manera diferente. Muchas veces “lo que toca” provoca unas palabras que llevan ritmo


4.-¿Qué circunstancias o situaciones inspiran tus escritos?
Creo que casi todo, aunque suene tópico y trivial. Muchas veces una conversación con amigos me provoca un hilo del que crear una tela de araña. Curiosamente las palabras perdidas que escucho a desconocidos, muchas veces en el autobús o esperando algo en una tienda. Por supuesto estas “historietas personales” que nos llenan o provocan torbellinos de emociones. También las vivencias con mis alumnos del instituto.


5.-¿Vas libreta en mano o te has visto obligada a escribir algún verso en la servilleta de algún bar?
Las dos cosas. Como soy muy dispersa y desordenada siempre tengo mil papelillos repartidos por cualquier sitio, aparecen en lugares insólitos. Suelo llevar en el bolso una pequeña libreta y mil bolígrafos pero también la deja en cualquier parte. Acudo a menudo a las servilletas – noches sin final, recitales entretenidos...- y las guardo como auténtica fetiche. Cualquier papel sirve para anotar un flash; muchas veces los pierdo.


6.-¿Ángel González ó Luis Alberto de Cuenca?
Difícil... Primero conocí a Luis y me maravilló su antología Su nombre era el de todas las mujeres. Lo tengo totalmente subrayado, hecho mío y lo regalo con frecuencia. Ángel llegó más tarde con su Palabra sobre palabra y quedé deslumbrada por su cadencia, su innovación, su calidad... Me quedo con los dos, me encanta beber de los Grandes, de los que siento Cerca.


7.-¿Algún modelo que te sirva de guía?
Más difícil todavía... Tengo muchos referentes pero no podría delimitar prioridades de forma clara. Cuando estudié Filología Hispánica tendía más a lo reflexivo y a lo narrativo. En poesía Lope de Vega,  Bécquer,  Machado, Salinas, Biedma, García Montero... supusieron deslumbramientos. La Teoría de la Literatura y la Crítica me dieron las herramientas para disfrutar aún más las composiciones. También estoy muy pendiente de la poesía que se está gestando en los últimos años, sintonizo bastante con la gente joven que muestra visiones difentes y un bagaje de lecturas.


8.-¿Existe la poesía femenina o el verso no tiene género?
En principio creo que el verso no tiene género, existen las personas, las sensaciones, la vida... y no está marcado por ser mujer.. Existen tantas visiones como personas que miran, aunque se dan magníficas coincidencias o cercanías. Aún así, percibo últimamente que las mujeres jóvenes tenemos mucho que decir en el panorama poético actual. Nos vamos singularizando, temáticas se hacen propias y comunes: filtro lejano a la tradicional “sensiblería”, una valoración de lo que sentimos y vemos, algunos recelos frente a los hombres, angustias, descaros... Por ejemplo, destaco en esta línea a María Eloy y Carmen Camacho. También observoen otras poetas la tendencia a mostrar retratos femeninos y expresarse de forma breve y condensada.


9.-¿A qué villana te gustaría dedicar un poema? ¿A qué héroe?
A la serrana, en concreto a la que aparece en la obra teatral de Vélez de Guevara en 1613 (La serrana de la Vera, ambientada en un pueblo extremeño, mi tierra) y a las recreaciones en romances populares. Su naturaleza descarnada, su trato peculiar con los hombres, su dureza, su libertad...
Nunca había pensado dedicar un poema a un héroe, me atraen más los antihéroes de ayer y de hoy.  Sin embargo me atrae la imagen de Ulises. Su aventura con las sirenas, los lestrigones, Calipso, el reencuentro con la mujer que le espera, la búsqueda de las “ítacas”...Con el eco de Kavafis adquiere mucha modernidad.


10.-Una isla desierta y una rosa: ¿cómo aprovecharías la flor?
La miraría con detenimiento y degustaría su olor, su tacto... todo el halo de sugerencias que me provocase.Tal vez en esos instantes todo cobraría más intensidad. Como estamos insertos en una tradición literaria, me vienen los versos de Garcilaso “en tanto que de rosa y azucena/ se muestra la color en vuestro gesto” y la referencia al peculiar mundo de El principito.



No hay comentarios:

Publicar un comentario