14 dic. 2013

Según Guadalupe Rodríguez Cerezo, en Sentido Figurado

El pasado mes de Noviembre apareció en la revista "En Sentido Figurado" una RESEÑA sobre mi libro.
La firma Guadalupe Rodríguez Cerezo y recoge parte de sus palabras en la presentación de Madrigalejo (emotivo y que queda en mi retina para siempre).

Os animo a seguir la revista en este enlace. En el 2008 apareció mi primera entrevista en ella, cuida muchísimo su diseño el equipo de EMILIA OLIVA (fue mi primera profesora en un Taller de Literatura, en Zafra, en el 2007). Mi agradecimiento sincero a estas dos grandes mujeres.

                      “Es una poesía audaz, joven, que utiliza un lenguaje muy actual,
                        reflejo del mundo de hoy, de la inmediatez”.


Silvia nació en 1980 en Madrigalejo, se trasladó a Miajadas con su familia cuando tenía diez años. Estudió Filología Hispánica en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Extremadura, en Cáceres. Es profesora de Lengua y Literatura y, en estos momentos, está inmersa es su tesis doctoral. 

Aunque éste es su primer libro, ya había publicado sus primeros poemas en plaquettes, pequeños cuadernos  fotocopiados: Trazos de color, Besos de almohadilla, Renglones de asfalto. También ha participado en ciclos de poesía, en instituciones y bares, así como en antología junto a importantes poetas como Radiografías poéticas (Granada 2008) o Enésima hoja (Madrid, 2012). Para que saliera a la luz la sensibilidad poética que lleva dentro, ha sido fundamental su contacto con otros poetas. 

Deseo transmitir mis impresiones al leer el libro de poesía  de mi paisana Silvia Gallego, explicaré lo que yo he sentido  cuando lo iba leyendo y mascando, porque la poesía hay  que leerla lentamente, para sacar todo el jugo que se pueda de ella. 

Dice Luis Alberto de Cuenca, en el prólogo, que Espía mi bolso es una auténtica delicia. Esto ycompletamente de acuerdo. 

El título es tan sugerente que me atrapó desde el principio, por la conjunción del uso del verbo espiar en imperativo con algo tan personal y femenino como el bolso de una mujer. Es decir, ese dar permiso para curiosear en su bolso es algo así como incitar a escudriñar en su propia esencia, a hurgar en su ser. Pero no lo pone nada fácil. 

Como preludio, su primer poema, "El contrincante", es una invitación a entrar en su juego, en el juego del amor. 

En este bolso de Silvia encontramos OBJETOS, EMOCIONES EN MP8, ZIP DE LETRAS, LECTURA EN EL IPAD Y BLOC DE NOTAS, partes en las que divide el poemario y que, en realidad, nos dejan adivinar cada una de las facetas de ella misma. 

Toda su esencia de mujer, su feminidad, está en estos  OBJETOS. Unos objetos que titulan cada uno de los poemas (Lápiz de labios, Lipstick, Espejo con-vexo, Cámara de fotos, Bagatelas, Reloj o Doble fondo). Son poemas cortos, en los que, con gran sensibilidad, nos lleva al mundo del erotismo, del deseo y también del desencuentro. 

Con un lenguaje encriptado en la jerga de las nuevas tecnologías, utilizando con maestría el doble sentido de las palabras, nos sorprende en los poemas de EMOCIONES EN MP8; en donde nos sumerge, de nuevo, en la relación de pareja y de la pasión, con títulos tan alejados aparentemente de las emociones como Pantallas, @, Anuncios en prensa digital o Whatsapps

El hecho de ser profesora de Lengua irrumpe en ZIP DE LETRAS. Gramática, Adverbios, Repaso morfológico, Análisis sintáctico, así como Llueven verbos, son epígrafes que toma como excusa para introducirnos en sus sentimientos, en su mundo erótico e, incluso, en la descripción de su forma de 
ser. 

El mundo literario es el protagonista de LECTURAS EN EL IPAD. Tras una crítica al autor ególatra, hace un homenaje a la literatura y al cine erótico, haciendo mención desde lo más remoto como Safo, El Cantar de los Cantares o Catulo a lo más cercano como Lolita, Lulú, Malena o la Mujer de Rojo. Y hace algo tan arriesgado como juntar el Diálogo entre Venus y Príapo, de Rafael Alberti, con un verso del salmo 50. Como arriesgado también es utilizar versos de otros poetas (de Julio Cortázar o de Javier Egea) para 
componer los suyos propios. En otros poemas, emplea citas con versos de Gioconda Belli y Luis Pastor. Y, 
hablando de Literatura, no podía faltar la alusión a Don Quijote.  

En BLOC DE NOTAS encontramos poemas muy breves, como las notas que se escriben en los post-it
( por ejemplo así se llama uno de esos poemas). En ellos encontramos amor, intimidad, pasión, erotismo, nostalgia, enamoramiento, dolor, distancia… 

Y, a modo de epílogo, Cierre de cremallera, poema dedicado al lector, a quien le confiesa: 

Te presté mi bolso
-en un descuido casi-
y entre sugerencias,
 jugué a desnudarme…. 

Se me ocurre llamarla “poesía visual”, en donde la posición de los versos, de las palabras y de las letras en el folio está muy estudiada y cuidada, dando importancia también a los espacios, a las mayúsculas y minúsculas, a los signos ortográficos y a la cursiva. 

Como buena filóloga, nos asombra con el uso del lenguaje: juega con las palabras y se divierte con ellas, las utiliza en todos sus matices o las emplea con un significado distinto al que tienen e, incluso, utiliza palabras inventadas, jugando con los lexemas. Ello da lugar a que tengamos la sensación de movernos en un mundo enigmático, a pesar de su aparente sencillez. 

POEMA QUE BRILLA...Deslumbrada

(DE CHANTALL MAILLARD)   

escribir para curar
escribir para guarecerse

escribir como si cerrase los ojos
para no cerrarlos
para mover la mano y seguir su curso
para sentirse viva
AÚN
para aplazar la angustia
como simulación
para guiar la mente y que no se desboque
para controlar lo controlable

escribir

como quien deja la luz encendida
y duerme de pie sobre sí mismo
para saldar las cuentas con el miedo


escribir
para reorganizar

escribir
sin hacer concesiones

escribir
como quien des-espera
para cauterizar
para tomarle las medidas al miedo
para conjurar
para morder de nuevo el anzuelo de la vida
para no claudicar

escribir
para apuntar al blanco

escribir
con palabras pequeñas
palabras cotidianas
palabras muy concretas
palabrasojo
palabras animales
palabrasbocadegato
ásperas por dentro y por fuera
suaves como “tal vez”
palabraslatigazo
como “demasiado” y “tarde”

escribir

para no mentir
para dejar de mentir
con palabras abstractas
para poder decir tan sólo lo que cuenta
decir que a las once
de la noche de hoy
mientras la luz calienta
el lado izquierdo de mi almohada
y la sábana verde se desdobla
en el espejo del armario
estoy en mí
en el lugar en que acostumbro
a encontrarme
en este aquí hecho de extraña
duración en lo mismo
repitiéndome
la carne dolorida
los huesos lastimados
los nervios, la piel
tirante, amoratada
el pelo encanecido
el grito sólo postergado
y hoy a las once
de la noche de hoy
mientras la luz calienta
el lado izquierdo de mi almohada

muere un niño
o dos o no sé cuántos
mueren y una anciana dice
sus últimas palabras
o no las dice y muere
y es otra la que habla
pero no habla, dice
apenas dice y muere
sin decir
apenas
nada
algo se me atraganta
tal vez un alarido
largo como las once horas de esta noche
o tal vez la conciencia
que duerme encendida
como una lumbre la conciencia
de todos los que mueren
como una fogata
un espantoso incendio
que prende en las ventanas
de la ciudad y en el mar no se apaga
una conciencia absurda
una antorchahorizonte
la conciencia de todos los que saben
que se están acabando
en sus huesos de antorcha
hoy, mañana, siempre

escribir

todas las muertes son mi muerte
mi grito es el de todos
y no hay consentimiento
escribir

¿para consentir?
¡escribir para rebelarse!
no hay lugar para plegarias
no hay lugar para el sosiego
el ajuste de las almas
se hace en rebeldía

Estamos solas
y nos pertenecemos.
En nosotras está el poder
Somos un pueblo de almas
en rebeldía
¡Despertad!
Lo que escribo aquí
se traza en el aire
el dolor es la senda
el dolor es el medio
por el dolor la fuerza
que combate el dolor
y lo transforma
por el dolor deshago
mi dolor en lo ajeno
y el ajeno en el mío

escribir

para des-esperar
por todos los que están
por todos
los que fueron
los desaparecidos
escribir para cuidar
sus des
--------apariciones
para alimentarlas
para que no se enturbien
no tan pronto
no tan siempre
pronto

[ ]

escribir

[ ]

¿y no hacer literatura?


¡y qué mas da!:

hay demasiado dolor
en el pozo de este cuerpo
para que me resulte importante
una cuestión de este tipo.

------------Escribo

para que el agua envenenada
pueda beberse.

POEMA QUE HACE VIBRAR...

NO TE RINDAS. 



No te rindas, aun estás a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
liberar el lastre, retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda y se calle el viento,
aun hay fuego en tu alma,
aun hay vida en tus sueños,
porque la vida es tuya y tuyo también el deseo,
porque lo has querido y porque te quiero.
Porque existe el vino y el amor, es cierto,
porque no hay heridas que no cure el tiempo,
abrir las puertas quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron.

Vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa, ensayar el canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos,
No te rindas por favor no cedas,
aunque el frio queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aun hay fuego en tu alma,
aun hay vida en tus sueños,
porque cada día es un comienzo,
porque esta es la hora y el mejor momento,
porque no estas sola,
porque yo te quiero.

                                                                 Mario Benedetti



Imagen de Paula Bonet











6 dic. 2013

Según Inmaculada Sánchez Leandro, en Sexto Continente.

Mi amiga y compañera de sueños Inmaculada Sánchez Leandro ha escrito sobre mi libro. Reproduce principalmente las palabras de la presentación en Miajadas (un día inolvidable que ocupó mis lágrimas). 

Aparecen en SEXTO CONTINENTE un espacio muy especial que os recomiendo, dirigido por Miguel Ángel de Rus (vinculado a RNE) 


Llenan hoy este espacio y mi corazón: 





Tras haber compartido con la autora miles de aventuras académicas y profesionales, creo que lo que me une a Silvia Gallego con más fuerza es el amor incondicional por las palabras y las Letras.
Hace un par de años, tuve la suerte de leer en un documento que me envió por correo electrónico algunos de los poemas que hoy ven la luz en Espía mi bolso. Estoy segura de que este libro abre una nueva etapa en su vida que auguro larga e intensa. Estoy segura de que Silvia Gallego comienza a andar un camino, como decía nuestro queridísimo Machado, que sabrá hacer con pasos firmes. Y estoy segura también de que permitirnos espiar tu bolso le traerá muy grandes recompensas.
Después del primer vistazo, que me supo a gloria, he releído sus versos y soy capaz de imaginarlos impresos en los libros de texto, que ya serán tablets o iPads, en un futuro no muy lejano. Pronto, y ese es mi deseo, estaremos leyendo su nombre y sus títulos entre los autores de la literatura extremeña.
Espía mi bolso es Silvia Gallego. El último poema la autora monologa con el lector, convirtiéndolo en protagonista de la obra, y nos dice 

Te presté mi bolso 
-en un descuido casi- 
y entre sugerencias, 
jugué a desnudarme 

Puse entre tus dedos 
sueños, historias, maquillaje 
hilos de sonidos que forman 
 el bolso que soy”.

Espía mi bolso es Silvia Gallego porque está cargado de símbolos que la identifican. Toda su vida está impresa en él. Los que la conocemos, reconoceremos en las entretelas de sus versos su alma y sus pasiones, su profesión, sus miedos, sus deseos y sus amores, su pasado y su presente. Y los que no la conocen, descubrirán en estas páginas a una mujer fascinante que cuece por dentro todos los ingredientes de la pasión, en su sentido más literal. 
Espía mi bolso es una invitación a la lectura más íntima y sensual, como leemos en los versos del poema titulado “Lápiz de ojos”

"Femme fatale asegura 
placeres lectores 
en todo el cuerpo. 

Atrévete a imaginarme!.

Espía mi bolso es un libro de amor y desamor –torbellinos complementarios, irremediablemente-. Ya en el prólogo, Luis Alberto de Cuenca, uno de esos poetas que ella y yo hemos estudiado en los libros de texto y que nos han sabido enamorar desde sus versos, dice con gran acierto que parecía una proeza inasequible escribir algo sobre el amor que no se hubiese escrito de antemano. Pero ella lo ha conseguido, dice el poeta, “desde la frescura, la pícara ingenuidad, la docta sencillez de sus poemas”.
            Y es que Silvia Gallego ha sabido hacerlo mezclando todos los ingredientes que tenía a su alcance. Y los que no tenía los ha creado.
 La autora lleva en su bolso temas clásicos como el amor, que es la columna vertebral de la obra, en versos tan viscerales como los del poema titulado “Toco tu boca, me miras”

"Me miras cada vez más cerca, 
en el latido nos superponemos, 
nuestros ojos respiran confundidos, 
se muerden como labios, 
juegan con el silencio”.

Junto al amor, el desamor se acomoda en poemas como el que lleva por título A pesar del dolor”: 

Dicen algunos 
que no supimos vernos ni hablarnos. 
Que las luces resonaban 
 pregonando los últimos saldos 
de la felicidad”.

Junto a estos, encontramos dentro de su bolso temas paralelos como la soledad, la nostalgia, la búsqueda de la identidad o el tiempo. Lo magistral, y quizá a esto se refiriera el maestro en el prólogo, es que los trata desde el erotismo, la sensualidad y, me atrevo a decir, la sexualidad.
Una de las más atrevidas novedades de la obra son las nuevas tecnologías (NNTT) -acierto virtual que, sin duda, enganchará a los más jóvenes-. Sirvan como ejemplo de estas novedosas carcasas algunos títulos de las secciones en que se organiza el libro, como “Emociones en MP8”, o “Lecturas en el IPAD”. Sirvan también títulos de poemas como “@”, “Pantallas”, “Anuncios en la prensa digital”, “Whatsapps”.
En cualquiera de los temas que maneja la autora se entrevé una magistral retórica y un manejo exquisito del léxico, que se convierte entre su pluma y el papel en una torre de juegos de palabras.
Hay un poema en el que la fusión entre lo clásico y lo tecnológico se ve con especial claridad:

 “Percibo que nuestros sistemas 
ya no son operativos. 

 Mi bucle de  obsesiones 
 te alcanza en gmail.”. 

A principios del siglo XX, este poema hubiera sido motivo suficiente para ubicarla entre los movimientos de vanguardia más futuristas.
Junto a todos estos cachivaches, Silvia Gallego lleva en este bolso visceral su formación literaria (es licenciada en Teoría de la Literatura y Literatura comparada). Y digo esto porque he visto en sus versos a Juan Ramón Jiménez, cuando inventa palabras nuevas como “misterízate conmigo / bolericemos las miradas / entimismado / polifundido / enversado / esquizoverso”. Todos estos neologismos ponen de manifiesto la imposibilidad del lenguaje para expresar lo que siente el poeta, tanto, que le obliga a inventar un nuevo lenguaje. He descubierto en sus versos a Machado, a Cervantes, a Fray Luis, a Salinas, con la eterna dualidad del tú y del yo, artífices pronombres de esa bendita locura llamada amor. Dices que

 “A pie de  almohada 
tu sinestesia 
alitera mis sonidos”.

Su formación lingüística (es Licenciada en Filología Hispánica y profesora de Lengua y Literatura) y la docencia directa del idioma están versificadas en este bolso mágico, jugando con las palabras en la sección “ZIP de letras”. Los juegos magistrales de conceptos y palabras hablan por sí solos: 

Atrapada 
entre mi prefijo 
y mi sufijo 
busco cambiar las letras. 

Soy raíz 
sin desinencia”.

Espía mi bolso es, en profundidad, un sugerente vistazo a la vida de la autora, sus amigos (Julio Santiago y su Risa bajo el ombligo), sus raíces extremeñas en prefijos adorables, como “puñaíno de Egoísmos”, sus cantautores cómplices, como Luis Pastor o Sabina, sus ciudades (Cáceres y la cerveza; la árabe Granada y el té).
Y ella misma está encerrada en un poema exquisito en el que, los que hemos compartido sus espacios y la conocemos bien, sabemos ver en sus versos todos los post-it que la acompañan en su vida cotidiana. Cobra sentido entonces el poema titulado precisamente así, Post-it. Y en él la vemos, caótica y maravillosa, anotando las anécdotas y vuelcos para que espiemos su bolso y su alma. 




Editorial CUADERNOS DEL LABERINTO •Coleccción ANAQUEL DE POESÍA, Nº 25
Prólogo: Luis Alberto de Cuenca • Ilustación de cubierta:Mercedes de Bellard


80 páginas • I.S.B.N:978-84-941115-6-3 • 12€ 


MONTAJE DE UNA ENTREVISTA

Montaje precioso sobre la entrevista en RNE este verano, realizado por Vanesa Torres.

Según Sara González Mulero, en Culturamas

En la prestigiosa revista CULTURAMAS ha aparecido una reseña sobre mi libro, de mi buena amiga y compañera de formación: Sara González Mulero. 


Podéis verlo pinchando en en enlace de la revista. También lo reproduzco aquí. ¡¡GRACIAS!! Por estar siempre y mostrar los códigos aprendidos.



"La autora está formada en la Universidad de Extremadura donde cursó Teoría de la Literatura y Literatura Comparada y Filología Hispánica, también por esta universidad hizo los cursos de doctorado de su segunda titulación, y para hacer los de la primera tuvo que viajar hasta Universidad Granada.

Allí ha sido donde le ha dado forma a este maravilloso poemario que en un principio fueron, como dice ella, “borrones en un folio”, plaquettes, fanzines… hasta convertirse en el libro que tenemos ahora entre las manos.

En Espía mi bolso se exploran los sentimientos amorosos desde una voz femenina en un tono fresco y actual, ya que se asocian estas emociones a los elementos que la mujer de hoy en día, podemos decir que “urbana”, suele llevar en su bolso: desde un pintalabios, pasando por una tablet hasta un bloc de notas.

El libro empieza con una auténtica declaración de intenciones en su poema “El contrincante” en el que a través de una condición

Si p o e t i z a s mi piel,
el Ritmo será nuestro

muestra sus claves poéticas: el amor y la pasión erótica a través de la palabra.

Durante todo el poemario, sobre todo en la parte que llama “ZIP de letras” y la última, “Bloc de notas”, se presenta el juego amoroso, flirteo, la batalla sexual y erótica, el deseo, la rutina amorosa e incluso el desamor en términos lingüísticos (que obviamente conoce por su formación académica y su desarrollo profesional).

Soy raíz
 sin desinencia”   

                                                          
 (del poema III de ZIP de letras)

Quiero hacer sintaxis
con tu delicioso cuerpo”      


  (del poema Análisis sintáctico también en ZIP de letras)

Rompe para mí
el muro de contención

de las p a l a b r a s.”                                                 


 (en el poema IV de Bloc de notas)

Si su formación lingüística se hace patente en sus textos, no es menos notorio su bagaje literario que percibimos intensamente en “Emociones en MP8” o en “Lecturas en el Ipad

A pie de
almohada
tus sinestesia
alitera mis
sonidos

no permitas que el tempus fugit
ocupe su carpe diem

Encontramos también “glosas”, al estilo de Huidobro, de fragmentos eróticos como el de Rayuela o de versos de Javier Egea.

Por no mencionar su pasión, esta vez no amorosa, sino literaria homenajeando a Cervantes y a su personaje más ilustre.

Lo cierto es que “Lecturas en el Ipad” es una de las partes más leídas, releídas y elaboradas del poemario, puesto que, aunque no pierde ese toque fresco de la perspectiva del yo poético identificado con la joven actual en busca de un amor que la llene plenamente, no en balde este apartado está muy condicionado por autores de la talla de Cortázar, Almudena Grandes, Salinas, Gioconda Belli, Sabina, Luis Pastor y otros tantos escritores y cantautores que se saborean y paladean en sus versos.

Menos serios son los versos que aparecen en “Objetos” y “Emociones en MP8”. Hablan del amor en términos técnicos, asociados a la realidad actual: la red, el móvil, el Ipad, el chat, el ordenador… Y se reivindica en ellos un amor más directo y desenfadado a través de las jergas informática y matemática, del uso continuo de la formas de imperativo, de los juegos de palabras y juegos tipográficos.

No imprimas tu dolor
déjalo atrapado en Word

Teclea mi piel con asteriscos

“Misterízate conmigo,
bolericemos las miradas

Pero nunca, en ningún momento, renuncia a la palabra. En todos los textos hay una constante: el amor se traduce en palabras bien matemáticas, informáticas, anuncios o post-its, pero siempre se hace palpable a través de la palabra (es una obsesión casi juanramoniana):

Este angosto puente de palabras
se estrecha en la garganta,
máscara que se disuelve
más acá del teclado”.

Si me descifras…
d e l e t r e a m e

El libro se acaba, como todo buen bolso para que no se pierda nada , con un “Cierre de cremallera” que en el caso de esta poetisa extremeña consiste en mostrar sus cartas: su poética, las claves de su poesía".


7 nov. 2013

ENTREVISTA EN RNE: SOBRE NUESTRO "ATLAS POÉTICO".

En agosto Alicia Arés, la editora de Cuadernos del Laberinto, nos invitó a una entrevista muy especial: participaríamos en el programa "Tolerancia 0" de RADIO NACIONAL DE ESPAÑA. Disfrutamos como "niñas el día de Reyes": Vanesa Torres, María José Cortés, Marta Gómez y yo. 

La periodista Marta Gómez nos hizo unas preguntas muy originales que nos hicieron reír y un ambiente mágico y soñador ocupó la sala. 

Aquí os dejo el ENLACE AL AUDIO DE LA ENTREVISTA** y el resumen del programa completo. ¡No os lo perdáis! También os animo a "coleccionar podcast" de esta forma tan cómoda. Hay programas interesantísimo a "un golpe de clic"

¿Cuántas veces mezclamos en nuestra vida cotidiana el amor, la muerte, el sexo, el viaje y el deseo? 

Esta noche agitamos todos estos elementos en una coctelera para darle la bienvenida a un atlas poético publicado por la editorial "Cuadernos del Laberinto", escrito por 28 mujeres, viajeras del siglo XXI con las que vamos a hablar de poesía, de viajes, de ciudades, de amores y desamores y de paisajes 
recreados por la memoria.

Pero también vamos a hablar de sexo con Pere Estupinyá, que nos va a ayudar a saber qué le pasa a nuestro cerebro cuando el amor y la piel le ciegan.

Y os invitamos a hacer un recorrido radiofónico francamente interesante con el historiador Jesús González para  descubrir el Madrid antiguo, con los relatos fascinantes, curiosos y divertidos de aquellos lugares quefueron testigos de los escarceos amorosos de sus protagonistas.



5 nov. 2013

Según Manuel López Azorín, en su blog mítico


El pasado jueves 31 de agosto recibí por sorpresa esta entrada o reseña tan especial. La firma el gran poeta  MANUEL LÓPEZ AZORÍN. Os animo a seguir su blog, aquí tenéis el enlace. Ahora vive en "Sanse", p uso en marcha y dirigió el Centro de Estudios de la Poesía (CEP) en la Universidad Popular "José Hierro" de esta localidad, creó la revista "Poesía en la diana", ha escrito guiones sobre Claudio Rodríguez, José Hierro, Rafael Morales y Rafael Montesinos. 


Silvia Gallego: Espía mi bolso

Silvia Gallego (1980, Madrigalejo, Cáceres) ha publicado Espía mi bolso en la colección Anaquel de poesía (Cuadernos de Laberinto, Madrid 2013) Esta joven es  profesora de  Lengua y Literatura  aunque creo este que verano se trasladó a Madrid.

Hasta la fecha  publicado las plaquettes Trazos de color (2008), 
Besos de almohadilla (2009) y Renglones de asfalto (2011). Ha participado en antologías como Radiografías poéticas o Enésima Hoja (2012) y en revistas, festivales, fanzines…


El libro se abre con una Carta a guisa de prólogo de Luis Alberto de cuenca y en ella le dice:

"Espía mi bolso es una auténtica delicia. Parecía que la poesía  amorosa había dado todo lo que tenía dentro, que constituía una proeza inasequible escribir algo sobre el amor que no se hubiese escrito de antemano, y hete aquí que tú contradices ese parecer desde la frescura, la pícara ingenuidad, la docta sencillez de tus poemas".


Abrir este libro es encontrarse con lo que Silvia Gallego llama El contrincante: 

Enraiza el latido 
sofoca el instante 
olvida la sístole 
en este amanecer. 

Mañana será nunca. 

Templa ahora mi frío, 
abraza mis huecos.

Si poetizas mi piel, 
el Ritmo será nuestro.

 Continuar leyendo es encontrarnos con Objetos el primero de los cuatro apartados de que se compone  este bolso repleto de  juegos de palabras, sugerencias y lenguaje de un tiempo actual, un tiempo en el que la juventud se comunica a través de las redes sociales, del móvil y al comunicarse emplea ese lenguaje tecnológico que para los que ya tenemos una edad nos resulta, a veces, extraño; pero además, al margen de eso, encontramos también un lenguaje cuidado que nos muestra con palabras  unas imágenes tomadas con su personal Cámara de fotos

Te detendrás en mi ombligo 
 y tomarás un plano de relieve.  

Te perderás sin brújula
en las cuevas de mi piel. 
Quiero tu calor, me decías, 
con olor a sábanas 
 y ecos de amanecer. 

Vibra el objetivo 
en los contornos que dibujas.

Ángeles Mora nos ha dicho de este poemario: Como Silvia Gallego nos pide en el título de este libro que espiemos en su bolso, quiero decir, que fisgoneemos en su libro, no se me ocurrió otra cosa que poner el bolso boca abajo, o sea abrir de par en par las páginas de este libro, sacudirlo un poco, dejar que sobre mi cayeran las letras, las palabras, los poemas, uno tras de otro, sin orden ni concierto. Igual que se nos caen las cosas del bolso cuando buscamos algo.

Espía mi bolso nos ofrece chispas  de ironía nos muestra el amor,  el erotismo, desde lo femenino, y nos lleva, dentro de un aparente distanciamiento, hasta lo íntimo con poesía  de lenguaje de siempre y de ahora. Un lenguaje de nuevas tecnologías , en una poesía en la que esta mujer, joven y de este tiempo, sabe manejarse con soltura : “En un clickaparece tu link, / mapeas mi perfil, / navego por tu blog.”  “Descarga  / un aura de sonrisas.// Craquea / en tu interior los chacras// Formatea / las pesadillas contaminadas.” “¡No imprimas tu dolor! // Déjalo atrapado en Word ,/ que no cobre vida.”



En fin un libro este que nos  vende ilusiones a bajo coste, sonrisas en oferta por sus páginas libro con el que te identificas sintiendo emociones, curiosidades, descubrimientos que provocan  sonrisas
y cuando terminas de leerlo y mientras vas recordando lo leído: un dulce suave y delicado erotismo moderno, dosis de ternura, chispas de ironía, juegos de palabras, mucha pasión y mucho amor por la poesía recuerdas unos versos:

Duermo desnuda 
por tantear 
la pasión.

Quizá vengas…
 me despierto 

 – esquizoverso – 

Vas a la solapa de la contraportada y lees que:  Silvia Gallego consigue susurrar al lector, romper la percepción automatizada.  Y casi sin querer vuelves al poema VI de  la sección titulada Emociones en MP8 y lees: 

OFF


Mi silencio 
acaricia tu ternura. 



Ya 
no 
estamos. 


Y esta lectura, que parece un juego, se convierte en amor por la palabra.