29 jul. 2008

Hechizos de la informática y Carmen Camacho

MAAAAAGIA¡¡¡ con esta técnica curiosa, pido ayuda a los "hados" o algún internauta con ganas de explicarme la opción de los COMENTARIOS y "tacháaaaan" sale la opción. Y en la entrada de esta mañana de PALABRAS no aparece la fecha.... cosas del caos. Del reloj ya ni hablo, tiene vida propia.

Me pone de buen humor, tb las palabritas de amigos en el @ y busco otro buen poema.

Sieeeeento la "largura", es verdad que la cantidad no es calidad, pero no me resisto. Esta chica sevillana Carmen Camacho me conquista.


Cuando dejo de ser flor,
molesto.

Pero lo duro era ser, lo
infatigablemente aciago.

Que yo contrayese alguna seria dolencia
favorecería enormemente a mi obra literaria.

Como no encuentre trabajo, me marcho a Las Vegas.
En los Estados Unidos soy más guapa que en ningún sitio.

Pero he sido antipática y pretenciosa,
he sonreído por mi propio interés,
la ajetreada capitalista sexy;
compensé por mis días de impotencia.
Ser
es lo difícil.
Cuando hablé sólo contemplaron mis labios.

¿Si me tomo un descanso eso
me hará irresponsable?
¿si soy vulnerable
seré pisoteada?
¿si me fuesen peor las cosas
me querríais acaso más?

Una profusa navaja es el proyecto de la identidad,
un ruiseñor mecánico la tarde.
Tanto souvenir acabará con Notre Dame
¿Dónde estabas cuando te necesité?

...

3 comentarios:

  1. a saber dónde estaba!

    besos

    ResponderEliminar
  2. Uy, creo que no ha llegado el primer comentario. Bueno, que sólo decía que me está encantado este blog...
    Me ha encantado el poema, muy apropiado, y muy apropiadas las negritas jajaja
    Un besito flor lunada del bosque!!

    ResponderEliminar
  3. "sintagma" que vives por Barcelona... me encantó encontrarte en la FERIA DEL LIBRO (en la caseta de Basilio, yo iba con Julio, tomamos algo con Moncho Otero y Rafa Mora)

    GRACIAS por tu presencia aquí. Como dicen en mi puebli extremeño: "anda andará" ese que se perdió... Yo añadiría: ÉL SE LO PERDIÓ, jejeje (te ha gustado el poema?).

    Yo diría: desgarrador y auténtico.

    RECOMIENDO tu libro: M@res online, en Sial. Tb tu blog.

    Me encantó tu dedicatoria del 14 de junio: "Para Silvia, compañera de la palabra que navega".

    beso

    ResponderEliminar