4 abr. 2012

Con lo incomprensible

HOY es uno de esos días lluviosos, airados, en los que me podía haber quedado en el "nórdico". Haber visto pasar a los niños con sus cometas por el campito, el sol tímido, la luna atrevida... Pero NO, TENÍA QUE SALIR con mi sonrisa como bufanda, "los pálpitos" en las manos ateridas, los dolores de espalda y cervicales en ese pañuelo verde que luchaba con el viento por marcharse (bella metáfora, haberlo dejado traslucir en el lago de Proserpina,; que se adivinase su figura sensual entre los ramos de aquellas vidas innominadas para mí; siempre suspendí Botánica;entre las crisálidad y los renacuajos).


Trataba de esbozaros mi estampa con el pañuelo verde, un frío más allá de los del termómetro, unas botas naranjas que cubren el Deseo de ser Raíz más allá de su color otoñal. ¡Qué bella imagen aquella del "BÚSCATE A TI MISMO"

No hay comentarios:

Publicar un comentario