19 oct. 2008

Caballero Bonald, las palabras y sus matices.

Como intuía fue un lujazo escuchar al señor de 80 años con tanta vida y tanta literatura en su retina. Nos hizo reír, nos emocionó, explicó anécdotas, ideas... Me dedicó Manual de infractores (un grato capricho¡¡ que beberé cuando tenga un ratito...esta semana se presenta durilla, tendré que corregir muchos exámenes, uf) OS DEJO ALGUNAS MUESTRAS DE SUS POEMAS.

lo siento¡¡¡ PROBLEMAS DE FORMATO...imaginad (a sílabas juntadas, renglones "chicos")

En vano recorremos la distancia que queda entre las últimas sospechas de estar solos, ya convictos acaso de esa interina realidad que avala siempre el trámite del sueño.

DOMINGO La veis un día domingo.Lleva un cuerpo cansado, lleva un traje cansado(no la podéis mirar),un traje donde cuelgan trabajos, tristes hilos, pespuntes de dolor, esperanzas sangrantes hechas verdad a fuerza de ir remendando sueños,de ir gastando mañanas, hombres de cada día,en las estribaciones de un pan dominical.La veis venir acaso de un azar con ternuras,de una piedad con fábulas; la veis venir y no sabéis que está llamándose lo mismo que la vida,lo mismo que su traje hecho disfraz de olvido,hecho carne de engaño y servicial,cortado a la medida de mensuales lágrimas,de quebrantos tejidos con la última hebra de la intemperie, con las briznas de ese telar de amor donde aprendemosla hermandad necesaria que es un cuerpo sin nadie.Sucede que es un día más bien canción que número,más bien como una lluvia de inclemente mirada,de humilde mano abierta que volverá a vestir de desnudez la vida.Y entonces ya es mentira crecer sobre raíces,ya es mentira ese tiempo blandamente nocivo que se nos va quedando alquilado en la piel,que se nos gasta hasta dejarnos un mísero rastro de caricia vacía,llegar a confundirnos en un domingo anónimo,en un amor sin cuerpo, hilvanando de lástima.Y entonces, ese día, el domingo,viene llegando, corre, se nos acerca(todos la conocemos),nos mira igual que un charco de amor recién secado, nos contagia de todo cuanto es puro en su día siguiente,porque está consolándose con un jornal caduco,está desviviéndose en una pobre sucesión de acopios para amar,de ir contando los años por tránsitos de trajes,por memorias zurcidas, por sueños arrancados del retal de un domingo cegador e ilusorio.


SOLÍCITO EL SILENCIO SE DESLIZA POR LA MESA NOCTURNA...Solícito el silencio se desliza por la mesa nocturna, rebasa el irrisoriocontenido del vaso. No beberé ya más hasta tan tarde: otra vez soy el tiempo que me queda. Detrás de la penumbra yace un cuerpo desnudo y hay un chorro de música hedionda dilatando las burbujas del vidrio. Tan distante como mi juventud, pernocta entre los muebles el amorfo, el tenaz y oxidado material del deseo. Qué aviso más penúltimo amagando en las puertas, los grifos, las cortinas. Qué terror de repente de los timbres. La botella vacía se parece a mi alma.

Vivo allí donde estuve, junto al mar delirante, libre velocidad inmóvil orillada de fuego, bosque lustral de la alegría.
¿Qué me queda de aquel itinerario, habitaciones clandestinas, bautismales refugios de única verdad, qué me queda detrás del sortilegio? Ser feliz un instante y perderte, mientras vuelvo sobre mis pasos cada día.

BIBLIOTECA PARTICULAR
Comparecen los libros en lugares
anómalos, se juntan
con indolente asimetría:
un tropel
de vestigios locuaces,
pendencieros, irresolutos, lerdos.

He pugnado con elllos
durante años: los he visto nacer,
durar, languidecer. Han resistido
intemperies, saqueos, turbamultas.

Algunos llevan dentro
la ponderada prueba de mi envidia,
los más el distintivo
incorregible de la decepción.

Mi error fue abrir un día un libro.

2 comentarios:

  1. Cris Monteoliva12:05

    Hola, guapa!!! Muchas gracias por la invitación, espero que la velada de esta noche sea todo un éxito. Acabo de llegar a casa y la verdad es que estoy hecha polvo. Ha sido un día intenso. A ver si las cosas se van organizando un poco por estos lares y la próxima vez puedo ir a verte. De todas formas, quedamos cuando quieras (una tarde, una mañana...la verdad es que por las noches, en esta época, salgo poco).
    Besos,

    Cris

    Pd: no tengo tu mail. El mio: crismonteoliva@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo con mucho cariño mi primer encuentro con Caballero Bonald en Madrid. Fue un otoño de hace trece años, en la Residencia de Estudiantes. Yo acompañaba entonces a uno de sus mejores amigos del campo artístico, el gran actor Paco Rabal. Lo pasé en grande por el buen sentido del humor de ambos y por la tierna sabiduría poética de Bonald. Estos actos no se olvidan.

    ResponderEliminar