18 dic. 2014

La reseña de una novela húngara



Incluyo aquí esta reseña publicada en la revista LITERATURAS.COM


Esta novela nos ofrece escenas cargadas de la importancia del honor social; lo que los demás esperan de un apellido o de un cargo en la alta sociedad. Muchas veces se convierte en obstáculo, otras en motor para la Portadaacción narrativa, para conseguir unos objetivos sociales concretos.

Resulta una aventura apasionante conocer a esta familia numerosa y siempre peculiar, los Gyurkovics. En primer lugar, las hermanas, que se casan siguiendo las indicaciones y expectativas económicas de la madre. Después, los hermanos, inmersos en  intrigas políticas y con su palabra siempre en entredicho y sus pasiones algo singulares.
 El azar juega un papel muy relevante en este retrato de la sociedad húngara de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Un hermano llega a ser diputado tras falsedades dialécticas, juegos de azar y alguna ‘otra ayuda’. Los duelos ofrecen una oportunidad para revivir los códigos caballerescos y militares de la época; la sátira social aparece especialmente dirigida a la nobleza y el ejército.
 Asistimos también al crecimiento de György y Sándor; sus travesuras infantiles provocan más de una sonrisa y sus intentos por ser bandidos pueden llegar a conmover a lector. Un hermano que traiciona, otro al que siguen sus compañeros… Además, surge un amor juvenil lleno de entrega y de inocencia.
 El narrador, cercano, se dirige directamente al lector y se define como naturalista y  consigue hacerse con el lector. En ocasiones realiza pausas u omite episodios; también muestras sus armas en el arte de narrar, cuando presenta varias versiones de un mismo hecho. Nos presenta a terribles damas y caballeros preocupados por su posición social. Unos y otros son capaces de caer en el ridículo más insospechado con tal de conseguir sus objetivos. Las pinceladas cómicas se suceden en este retrato de la sociedad húngara: un “micromundo” que nos puede iluminar.
 La acción se da en espacios suntuosos en los que aparecen costumbres del siglo XIX: una escena de caza, un baile… Se producen juegos temporales que agilizan la acción y nos remiten a las hazañas de otros personajes. Se forma así una red interesante de los conocidos y los familiares.
 El lenguaje aporta sutileza y corrección; no resulta demasiado estilizado y está adecuado a las situaciones y a los personajes. Los diálogos, muchas veces demasiado ágiles, influyen en el ritmo y aportan notas interesantes: las bromas ingeniosas aparecen en todos los terrenos, especialmente en la conquista amorosa.  Otro recurso que destaca es el de las misivas, paratextos a los que los hijos recurren para informar de algún asunto a la madre; o bien sirven para pedir auxilio a otro personaje. Bajo la misma técnica, aparecen documentos administrativos relativos a la situación política de los hermanos.
 En definitiva, La familia Gyurkovics resulta una novela cargada de ingredientes irónicos, un retrato social que seguro aportará un gran testimonio de la novela húngara y de un autor, Ferenc Herczeg, propuesto al Premio Nobel en 1926.            

No hay comentarios:

Publicar un comentario